pan casero
PequeRecetas

Pan Casero Fácil

Receta de pan casero o de pueblo muy fácil de hacer

Hola que tal modernas y modernos!!! Hoy por el día de San Torcuato una receta de pan casero muy rico y muy fácil de hacer. El pan casero con masa vieja tiene un sabor muy especial y rico con muy poco ingredientes, una receta en la que os explicaré como hacer un amasado sin esfuerzo y en la que vamos a usar harina común para que puedas ver el resultado.

Receta paso a paso en vídeo de pan de pueblo

Ingredientes (4 pers.):

  • 500 gr de Harina de fuerza o común
  • 350 gr de Agua templada
  • 15 gr de Levadura fresca o
  • 5 gr de levadura seca de panadería
  • 10 gr de Sal
  • 15 gr de Azúcar
  • 3 cucharadas de aceite de oliva

Para la masa vieja

  • 30 ml de agua
  • 50 gr de Harina
  • 1 gr de sal (pizca)
  • 1 gr de levadura fresca

¿Cómo hacer pan casero de pueblo?

  1. En primer lugar vamos a preparar lo que se llama prefermento o masa vieja que aportará al pan la profundidad de sabor, para ello mezclamos el agua con la levadura y añadimos la harina, amasamos y añadimos también la sal, terminamos de mezclar bien y conservamos en la nevera de 1 a 3 días.
  2. Transcurrido este tiempo pondremos en un vaso un poco de agua con la levadura y el azúcar y mezclamos bien con una cucharilla, dejamos reposar durante 10 minutos.
  3. En un bol pondremos el agua tibia, la mezcla anterior, el aceite de oliva virgen extra y mezclamos un poco.
  4. Agregamos la harina en dos tandas para que sea más sencillo el amasado y agregamos la sal con la segunda tanda de harina.
  5. Una vez integrados todos los ingredientes en la masa tapamos con un paño y dejamos reposar unos 20 minutos.
  6. En una mesa de trabajo ponemos la masa y vamos plagando sobre si misma y girando, procurando tocar con la punta de los dedos, durante al menos 10 minutos. Es muy importante no agregar harina aunque se pegue la masa a las manos.
  7. Una vez bien amasada la masa ponemos un poco de harina en la mesa y hacemos una bola, verás que en ese momento ya no se pegue a las manos.
  8. Ponemos la bola en un bol engrasado con aceite y tapamos durante al menos 1 hora o hasta que doble su volumen. Esto siempre depende de la temperatura de la habitación en la que esté la masa, en mi caso hay 21ºC.
  9. Una vez hecha la bola y transcurrido el tiempo de levado de la masa volvemos a poner la masa en la mesa y hacemos un amasado muy suave durante 1 minuto.
  10. Hacemos de nuevo una bola (o la forma que quieres que tenga el pan) y la colocamos sobre un papel de horno y este sobre una tabla para trasladarlo al horno sin tocarlo.
  11. Cubrimos con un paño y lo dejamos subir otra hora o hasta que doble su volumen.
  12. Cuando falte 30 minutos para finalizar el levado precalentamos el horno a 250ºC con calor solo abajo y colocamos en el fondo una fuente y en el primer nivel una bandeja.
  13. Para meter el pan en el horno hacemos una cortes con un cuchillo y con la ayuda de la tabla lo deslizamos en la bandeja del primer nivel y en la fuente del horno ponemos agua hirviendo para crear vapor.
  14. Horneamos 10 minutos a 250ºC con calor abajo y 30 minutos a 200ºC con calor arriba y abajo. De esta forma tendremos una corteza gruesa y crujiente.
  15. Disfrutar del trabajo bien hecho.

Amasado sin esfuerzo

  • Un sistema de amasado sin esfuerzo consiste en lo siguiente: No hace falta poner la masa en la mesa, directamente en el bol plegamos la masa sobre si misma tres o cuatro veces y volvemos a tapar con el paño y dejamos reposar 20 minutos.
  • Pasado este tiempo repetimos la operación, plegamos 3 o 4 veces y dejamos reposar 20 minutos y tras tres o cuatro vueltas la masa estará lista.
  • Este tipo de amasado no exige esfuerzo pero si que te llevará más tiempo.

¿Qué diferencia hay entre usar harina común o de fuerza?

La diferencia principal entre una harina común o todo uso y una harina de fuerza o panificable es el contenido gluten que será mayor en la harina de fuerza. Para saber si una harina es común o de fuerza o apta para bizcochos hay que tener en cuenta lo que ponga en la etiqueta de envasado, concretamente en la cantidad de proteínas de la harina. En valores de 8,5g a 10g se considera una harina común normalmente siendo 9 o 9,5g de proteínas y a partir de 10 g hasta 11,5 g, y en algunos casos más, se considera harina panificable.

La diferencia es evidente, las harinas de fuerza dan lugar a masas con migas más elásticas y son más indicadas para amasados largos. Está indicada en panes, bollos de aceite, croissants  y panadería en general. Por otro lado la harina todo uso o baja en gluten da lugar a migas menos consistentes que se deshacen con más facilidad son ejemplo los bizcochos y en general todas las recetas de repostería.

De aquí la importancia de elegir bien la harina en función de cual sea la receta que vamos a realizar, es la base para que nuestros bizcochos sean esponjosos y húmedos o nuestros panes sean consistentes con corteza crujiente, en definitiva el alma de la receta se encuentra en esta elección que espero que se haya aclarado.

Ahora te toca hacer esta receta y espero que te salga genial.

pan casero

Mandadme vuestras creaciones a mis redes sociales y las compartiremos con todos los modernos y modernas de la cocina para que vean vuestros talentos

DISFRUTAD y gracias por Leerme!!!

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *